jueves, 5 de septiembre de 2013

El Charro Negro


Bueno esta es posiblemente la anécdota más “impresionante” que mi abuelo me ha contado sobre sí mismo, por eso mismo también es una de las que tengo más grabadas, espero que les guste y recuerden XD juguemos con el título, que yo solo pongo el que me suena más adecuado ¿ustedes cual le pondrían?


El Charro Negro




Mi abuelo cuenta que no siempre tuvo una buena relación con mi abuela, cuando era joven cometió muchos errores y uno de los que cuenta es que por muchos años se fue de casa y vivió con otra mujer. Fue en aquel tiempo cuando le sucedió una cosa curiosa, él dice que estaba sentado a las puertas de la parroquia del pueblo, justo en las escaleras de entrada cuando sucedió.

La mujer con la que el abuelo vivía por aquel tiempo vendía comida en el parque y recién había terminado y recogía sus cosas, el reloj de la torre de la iglesia marcaban las dos de la mañana, la que por esos lugares es conocida como la hora del diablo, pero como había todavía algunas personas levantando sus puestos de comida no le tomo importancia.

Mientras esperaba se acercó a él un hombre que le saludo, él dice que tuvo la sensación de que eran amigos y comenzó a hablar con él, se levantó y comenzaron a caminar alrededor del parque, estaban hablando, el ya no recuerda de que, cuando sintió mucha sed. Se lo iba a decir al hombre que lo acompañaba, pero a su lado ya no estaba el hombre con el que se había encontrado. El hombre que estaba a su lado era un hombre que le pareció alto, delgado y de porte regio, con la piel blanca, los labios rojos y unos ojos oscuros y algo escalofriantes, vestía un traje de charro completamente negro y con vivos dorados, botas debajo de los pantalones con grandes espuelas, montaba un caballo alto y hermoso. Mi abuelo siempre fue un amante de los cabellos y la belleza del animal lo impresionó, cuenta que aun ahora no ha visto nunca animal tan magnifico.

El charro le hablo con voz grave, con el tono de risa entre sus palabras y le dijo  “Bueno, me despido “ y sin decir más se marchó, solo entonces mi abuelo presto atención al lugar en el que estaba. El paisaje no se le hacía familiar y tampoco era de noche ya. Notando que estaba en un pequeño puente y que bajo el corría un arroyo, bajo a tomar un poco de agua pues aun tenia sed. Estaba ya abajo cuando vio a un campesino cruzar el puente y le grito preguntándole donde estaba, el campesino le contesto el nombre del lugar y mi abuelo lo reconoció, era un pueblo a tres o cuatro pueblos del suyo, le pregunto entonces por donde pasaba el autobús que llevaba a su propio pueblo y el campesino le contesto “por ese camino sales a la carretera donde pasa el autobús que va para tu pueblo amigo” señalándole una vereda al lado del puente “el de seis y media de la mañana ya no debe tardar, si quieres tomarlo apúrate”. Había estado más de cuatro horas caminando sin darse cuenta, para el habían sido apenas unos momentos.

Mi abuelo cuenta que siguió el consejo del hombre y que siguió la vereda saliendo a la carretera, apenas había llegado a ella cuando vio el autobús que llevaba a su pueblo acercarse, se subió y entonces noto que no llevaba dinero con él, el chofer debió ver algo en su expresión que le causo lastima por que le llevo a pesar de no tener con que pagar. Al llegar a su barrio cuenta que no reconocía nada, era como si estuviese en un lugar desconocido y conocido a la vez, sabía que era su barrio pero no lograba ubicarse, posiblemente una sensación parecida a la de visitar un lugar después de muchos años, cuando las casas y los comercios han cambiado, solo que el apenas y se había ido unas horas. Anduvo por las mismas calles varias horas, caminando en círculos sin querer alejarse demasiado por temor a perderse de nuevo. Finalmente se hizo camino entre su confusión y regreso a casa de mi abuela, cuando ella lo vio se asustó. Ella dice que se veía muy afectado como si hubiese visto algo horrible o como si algo viniese persiguiéndolo, mi abuela lo hizo pasar dentro de casa y le dio de comer dejándolo descansar ahí hasta que poco a poco su mente se fue despejando y él pudo contarle lo que había pasado.

Mi abuela entonces se asustó más “¡hombre si te has encontrado con el mismo diablo!”. Un par de horas después la mujer que vivía con mi abuelo llego a buscarlo gritando que llevaba todo el día buscándolo y se lo llevo con ella. Mi abuelo se fue sin renegar de los gritos de la mujer porque dice solo quería llevársela de ahí para no molestar a mi abuela, pues era mujer de cuidado cuando estaba  enfada, pasaron varios años antes de que él y mi abuela volviesen a estar juntos.

El Charro negroEsa es la historia, que fue lo que realmente pasó, ninguno está realmente  seguro, si fue el diablo quien lo perdió solo él o dios sabrá el propósito.

El Charro negro es según las leyendas mexicanas la forma en que el diablo se aparece en México, dicen que da dinero a cambio del alma de la gente pero en el caso de mi abuelo no fue así, nunca hubo dinero de por medio salvo el que no tenía para regresar a casa. Espero que la historia les gustara, es todo por ahora y hasta la siguiente anécdota!


6 comentarios:

  1. Hola, me gusto la historia! Yo creo que el charro se le aparecio a tu abuelo para hacerle ver que su vida estaba con tu abuela y no con la otra se~ora. Bueno eso es lo que creo. Gracias por compartir esta historia!

    Besos y Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD podria ser pero quien sabe no creo que pueda asegurar nada en ese asunto XD pero suena bien pensar eso no? XD jajaja

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho, Lex. Tu abuelo tenía historias muy interesantes que contar, espero con muchas ganas las siguientes. Besoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD muchas gracias, yo espero poder mantener esto tambien.

      Eliminar
  3. Me gusta esta historia Lex. Siempre me imaginé al diablo como alguien demasiado atildado, demasiado calmo y demasiado seductor. Porque el diablo quiere encajar no?, parecerse a los demás, pero como no es como los demás, siempre exagera un poquito y ahi es donde puedes descubrirlo... en el demasiado... Lindas historias Lex, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es por culpa de las cosas que leemos Cio XD esto de que en el manga y las nuevas novelas los demonios sean por ahi tan sensuales no ayuda XD. Si me lo preguntas a mi estas historias me hacen alucinar de lo lindo, por eso decia que la de el capricho del diablo me dejaba una sensacion extraña, digo el diablo encaprichado con un bello mortal me compra 6_6 pero despues me siento culpable por alucinar con la desgracia ajena.

      Eliminar